Recurso de reposición vs recurso contencioso

¿Cómo distinguirlos?

Recurso de reposición vs recurso contencioso

¿Qué diferencia hay entre un recurso de reposición y un recurso contencioso?

 
Para aquellos de vosotros que habéis solicitado alguna vez una tarjeta de residencia, o que habéis recibido una resolución administrativa (como por ejemplo una multa), seguramente os suenen estos nombres. Pero, ¿cual es la diferencia?
 

La primera diferencia es a quien va dirigido cada uno de ellos:

El recurso de reposición en su propio nombre indica, si nos fijamos bien, que sirve para pedirle al organismo que ha emitido la resolución que se re-posicione, es decir, que repiense su opinión sobre el asunto. Preferiblemente adjuntando nueva documentación que le ayude a convencerse de que tenemos razón en lo que pedimos.

El recurso contencioso-administrativo (muchas veces simplemente llamado contencioso, para abreviar), por otro lado, no va dirigido a la administración. La palabra “contencioso” nos indica que va dirigido a los Juzgados de lo Contencioso-Administrativo, y por tanto será el juez quien resuelva el asunto.

La segunda diferencia es el plazo que tenemos para presentar cada uno:

Si acabamos de recibir la resolución, tenemos un mes para presentar el recurso de reposición, o dos meses para el recurso Contencioso-Administrativo.

La tercera diferencia es:

Si presentamos un recurso de reposición y se nos deniega, luego podremos presentar también un recurso contencioso. Pero a la inversa no. Si presentamos un recurso contencioso, después no podremos presentar un recurso de reposición (aunque puede haber otras posibilidades dependiendo del caso).

La cuarta y última diferencia básica es:

El recurso de reposición nunca es obligatorio que participe un abogado, aunque para asegurar las posibilidades de éxito siempre será recomendable. En cambio, en el recurso contencioso siempre será necesario abogado, y en ciertos casos además será necesario el llamado procurador, del que hablaremos otro día. Evidentemente, esto supone un mayor coste para la persona que presenta el recurso.
 

Conclusiones:

  • El recurso de reposición tiene un plazo más breve para presentarse.
  • El recurso contencioso-administrativo resulta más caro.
  • El recurso de reposición lo resuelve la misma persona que hizo la primera resolución denegatoria o de sanción. Por tanto, cabe pensar que es menos probable que se conceda.
  • Pueden presentarse los dos, siempre que se haga primero el de reposición.

 

Con esto me despido. ¡Nos vemos en el siguiente artículo!



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies